¿Esta salamanquesa está viva o muerta? El poder de adhesión.



Salamanquesa muerta

Arturo, nuestro profesor de ciencias, encontró en el jardín de su casa esta bonita salamanquesa. 

Salamanquesa muerta adherida a la pared
Cuando le hizo las fotos observó que NO SE MOVÍA NADA.  

Salamanquesa muerta adherida a la pared
Mirando más detenidamente se dio cuenta que la salamanquesa estaba muerta. 
¿Estaba muerta y se sostenía sobre la pared de madera? ¡Increíble!
Pues aunque parezca increíble es cierto. 
Existen estudios científicos que comprueban que las salamanquesas incluso muertas mantienen el poder de adhesión con la misma fuerza que cuando estaban vivas.

¿Cómo son los pies de la salamanquesa para que puedan mantener el poder de adhesión incluso después de morir?

Los pies de la salamanquesa están formados por dedos recubiertos de unos cojinetes adhesivos. Estos cojinetes son pequeñas estructuras llamadas setae. Son millones -entre medio millón o dos millones en cada salamanquesa- y son tan finos como pelos.


Además cada setae tiene en el extremo un fleco formado por hasta 1.000 pelillos microscópicos llamados spatulae. Cada salamanquesa tiene miles de millones de spatulae. Con estos pelillos crea una superficie de rugosidad microscópica y se pega a las superficies con fuerzas moleculares.(Fuerzas de Van der Waals)



Cuando la salamanquesa da un paso y pone su pata en la pared, la interacción de las setae con la superficie es máxima y aunque la fuerza de cada setae es minúscula el efecto acumulativo de la fuerza de todos y cada uno de los pelillos es enorme. 
Para despegarse tiene que liberar el pie arrancando cada uno de los pelillos de la setae de una forma similar a cuando arrancamos una cinta adhesiva de velcro.


En conclusión: La muerte no afecta ni al movimiento ni a la postura de los patas de la salamanquesa. Su poder de adhesión es de nivel molecular. El "ser pegajosas" no requiere de esfuerzo vital.


Curiosidades que vamos descubriendo gracias a Imelda: 
1.- En Indonesia, una casa se convierte en una casa de verdad -un verdadero hogar-  cuando en ella se instala un geko. 
Arturo, también el geko certifica que tu casa ¡es una casa de verdad!
2.- Los geko dicen "geko".  Los machos emiten una aguda llamada para atraer a las hembras. 
Escucha el audio: 

Comentarios

  1. Muchas gracias María Eugenia. Una estupenda investigación. Ya sabemos algo más!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por contármelo y por compartir las fotos.

    ResponderEliminar
  3. Gran trabajo, compañera. Tu blog también es un verdadero hogar. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Imelda, entre todos vamos sumando.

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimo! a ver si conseguimos encontrar alguna para estudiarla más a fondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantaría!Tendríamos por delante un proyecto chulísimo.

      Eliminar

Publicar un comentario