ÁTOMO PARA LA PAZ


Con estos trocitos de la ODA AL ÁTOMO DE PABLO NERUDA, recordamos que todos y cada uno de los días son DÍAS PARA LA PAZ




Pequeñísima
estrella,
parecías
para siempre
enterrada
en el metal.
Un día
Con una
descarga
te desencadenaron,
recorriste
ciudades,
tu gran fulgor llegaba
a iluminar las vidas,


Y entonces
llegó
armado
llegó el guerrero
y te sedujo:

te guardó en su chaleco
como si fueras sólo
píldora
norteamericana,
y viajó por el mundo
dejándote caer
en Hiroshima.









Así, de tu refugio
te sacaron,
chispa enceguecedora,
luz rabiosa,
a destruir vidas
a borrar
las semillas,
te destinaron, átomo,
a dejar arrasadas
las naciones,
a convertir el amor en negra póstula.

Oh átomo,
desoye a los bandidos,
colabora
tú, con la vida, con la agricultura,
suplanta los motores,
eleva la energía,
fecunda los planetas.


Átomo
vuelve
a la paz del racimo,

a la velocidad de la alegría,



para fundar la paz entre los hombres,

y así no será infierno
tu luz deslumbradora,
sino felicidad.


    De Oda al átomo de Pablo Neruda





Comentarios