La libélula del poema de Rubén Darío. La libélula, insecto alado. Poesía y Ciencia.

LIBÉLULA: "La libélula vaga de una vaga ilusión"

Libélula sobre alambre.


POESÍA
La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa?
...
"La princesa no ríe, la princesa no siente; 
la princesa persigue por el cielo de Oriente 
la libélula vaga de una vaga ilusión." 
                                     Rubén Darío (Sonatina)


La princesa de la Sonatina de Rubén Darío está triste, está encerrada, no puede volar, no puede ir en busca de su príncipe.
La mirada de la princesa sigue, con vaga ilusión, a la libélula. Persigue su libertad.

"¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa 
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 
tener alas ligeras, bajo el cielo volar"

La princesa quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, quiere tener alas ágiles y ligeras como las de la libélula y así como ella volar y volar.

CIENCIA
Las libélulas son muy activas, vuelan todo el rato.
¿Por qué las libélulas son uno de los grupos de insectos más veloces?
Las libélulas pertenecen a un grupo muy antiguo de insectos alados.
Las alas de estos insectos no se pueden plegar. Están formadas por una membrana de quitina muy fina y transparente. La membrana alar posee unos tubos huecos llamados venas alares por donde fluye un líquido que permite mantener las alas desplegadas.  Según la ocasión, las alas pueden batirse por separado, de una en una; de dos en dos, un par primero y luego el otro; o los dos pares a la vez. La proporción del tamaño de las alas de las libélulas con el tamaño del cuerpo y el poder batirlas de tantas formas diferentes, les permite alcanzar grandes velocidades

Conclusión: La princesa de la sonatina de Rubén Darío tiene motivos para estar triste, "Está presa en sus oros, está presa en sus tules", quiere ser libre, como la libélula de la fotografía que puede quedarse o marcharse. 

La libélula puede...
 "ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
 saludar a los lirios con los versos de mayo,
 o perderse en el viento sobre el trueno del mar"

...
¡Pobrecita princesa de los ojos azules! 
Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 
en la jaula de mármol del palacio real, 
el palacio soberbio que vigilan los guardias, 
que custodian cien negros con sus cien alabardas, 
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.
                                                        Rubén Darío (Sonatina)

Comentarios