El oleaje deja al descubierto un árbol petrificado en una playa asturiana.

Árbol petrificado en Asturias (Foto Google)



El mar es un agente geológico que hace su trabajo de forma continua. Los trabajos del mar pueden ser de diferentes tipos: erosión, transporte y sedimentación.


Esta última semana, el Mar Cantábrico ha realizado grandes trabajos. Por un lado la erosión de sus playas y por otro el transporte de arena mar adentro.


En la playa de Arnao, en Asturias, el temporal ha permitido que el oleaje se lleve montones de arena y ha dejado al descubierto sorprendentes zonas de la playa que normalmente estaban ocultas.


La sorpresa ha sido que el mar ha dejado a la vista restos fósiles de árboles de hace 300 millones de años.

Árboles petrificados. (Foto Google)

En la foto superior se puede apreciar un tronco  petrificado de alrededor de cuatro metros. 



Miguel Arbizu, natural de Pamplona, profesor de Paleontología de la Universidad de Oviedo, es uno de los expertos que mejor conoce esta zona y nos recuerda que la antigüedad de estos árboles es mayor que la de los dinosaurios: 
«había insectos gigantescos, como libélulas de hasta 70 centímetros de envergadura, y los peces lobulados que habían salido del mar ya habían dado lugar a anfibios y a los primeros reptiles, que más tarde evolucionaron hasta convertirse en los dinosaurios que poblaron Asturias durante el Jurásico y el Cretácico, entre 200 y 65 millones de años atrás».

Foto Google


Si deseas ver los árboles fosilizados de esta playa tienes que acudir a la bajamar a la zona central de la misma.

Comentarios