CONGLOMERADO, ARENISCA, ARCILLA.

Capas de arenisca de Arizona. The Waves. Fuente
Había una vez un geólogo, una persona que sabe mucho de rocas, que llevó a su hijo al monte. Iban paseando por el camino y de repente vio una piedra muy grande, la cogió, y le explicó a su hijo:
- Mira Carlitos, esto es un conglomerado, y es una roca muy grande. Están formadas porque unos granitos que se llaman gravas se juntan y forman un conglomerado. Si te fijas bien  ves que hay piedras más grandes, son los clastos, y alrededor hay como una tierrilla, la matriz. ¿Y qué forma tiene este clasto?
- Mmmmm.. ¿Redonda?
- ¡Muy bien hijo! Pues entonces se llama pudinga, si fuera con puntas que pincharan se llamaría brecha.

  Padre hijo continuaron su trayecto hasta que el padre se paró otra vez.
- Mira hijo esto es una arenisca, sus granos son más pequeños que en el conglomerado. Que se forma porque las arenas se juntan. Esta es rosa pero hay de muchos colores y mira que tacto tiene.
- Es parecido a cuando te toco la barba y estas sin afeitar.
- Jajaja, observa hijo.
- ¡Ala! Si raspas con un cuchillo salen granos.

 
 Se pararon a merendar, estaban un poco hambrientos.
- Mira, una limolita. Esta se forma por los limos.
- ¡Pues yo no veo los granos, en otras los veía!
- Claro porque solo se ven con lupa.
Iban de regreso a casa jugando al veo-veo. De pronto:
- Mira cariño una arcilla.
- Yo juego con arcilla en el cole.
- Pues esto es una arcilla, tiene unos granos diminutos.


- No los veo, déjame la lupa.
- Tampoco los verás con ella, son tan pequeños que no los verás ni con la lupa.

Comentarios

Publicar un comentario