Monte Ezkaba- San Cristóbal

Pamplona desde el monte Ezkaba

En Pamplona (Navarra) a la espera de las fiestas de San Fermín, muchos pamploneses hemos salido a la calle y hemos disfrutado de un domingo soleado; unos pescando, otros andando en bici, o en la piscina, o como yo, subiendo el monte Ezkaba.


El monte Ezkaba preside la ciudad desde el norte y a pesar de estar tan cerca de un núcleo urbano  se conserva como un área natural de abundante biodiversidad.

Endrino. Prunus spinosa

Boj. Buxus sempervirens




Mientras subía por los atajos, he podido observar que la vegetación actual está formada por encinas, robles, quejigos, algún olmo joven, bojes, enebros, endrinos (pacharanes) y los pinos de repoblación. 

Encina. Quercus ilex

He visto dos conejos, dos corzos, huellas de tejón y de zorro. He oído a los pinzones, los herrerillos, crías de cernícalos ... 

Al llegar a la cima he rodeado el Fuerte de San Cristóbal o de Alfonso XII.  La impresionante construcción consta de tres pisos excavados en el interior de la cumbre y que no se pueden apreciar desde el exterior. 


De regreso a casa he podido fotografiar estos caracoles y me he acordado de nuestra tarea de verano, las luciérnagas. 


Así pues, en los alrededores de Pamplona en las faldas del monte Ezkaba y mientras llegan las noches sanfermineras, nos esperan cálidos atardeceres de brillos de luciérnagas.

Comentarios